Tu sexualidad a través de tu escritura

Muchas veces nos preguntamos cómo somos en el terreno de la sexualidad y si seremos compatibles o no con la persona con la que compartimos nuestro camino o la que nos gusta. De todos los aspectos que abarca la Grafología, probablemente este campo es el que ha despertado mayor interés y curiosidad con un punto de morbo.

Imagen de la película “El Diario de Noa”.

A través del conjunto de la escritura y, haciendo hincapié en la letra g minúscula podemos interpretar cómo manejamos nuestra propia sexualidad y cómo utilizamos -consciente o inconscientemente- su líbido para relacionarnos con los demás. Es importante destacar que la sexualidad humana es relacional y constituye un gran error reducirla a la genitalidad.

Así pues, la g minúscula se considera como una de las letras con mayor interpretación. Su significado es relacional, abarca la dimensión afectiva y expresa cómo la persona se relaciona con su entorno y consigo misma. Se puede ver desde una doble perspectiva. Por un lado, la interacción consciente-inconsciente, y por otro, la actitud que el sujeto toma ante su propia sexualidad.

“El instinto erótico pertenece a la naturaleza original del hombre. Está relacionado con la más alta forma de espíritu”. Carl G. Jung, psicoanalista suizo.

Grafológicamente hablando, la estructura de la g minúscula nos aporta un óvalo, una jamba o pie, y un trazo final o de enlace que generalmente debería orientarse hacia la derecha.

Interpretación de la g minúscula

A través de la g minúscula podemos ver cómo el yo (óvalo) está conectado con el mundo instintivo (la zona inferior comprendida por el pie de la letra). El pie tiene un recorrido descendente y otro ascendente con un suave giro hacia la derecha en el que de forma caligráfica, se cruza con el anterior. Este cruce completa el acabado de la letra.

Veamos las interpretaciones teniendo en cuenta la estructura de la letra g minúscula:

La longitud del pie nos habla de la intensidad del impulso sexual. Debe de medir entre 1.5 y 2 veces la altura d su óvalo. Más de 2 veces resulta demasiado largo, y menos de 1.5 veces, demasiado corto.

20180330_210135.jpg

  • Cuando la g minúscula tiene un óvalo y pie proporcionados, nos está indicando que la sexualidad juega un papel normal en la vida de la persona, siempre con un adecuado sentido de la proporción. (Fig. 3)
  • Cuanto más largo sea el pie de la g, y siempre que su trazado sea normal, con ausencia de temblores y torsiones, mayor es el impulso sexual que expresa. La longitud del pie comienza a separarse de la proporción normal del óvalo. (Fig.4).  Si supera las 4 veces, podría hablarse de una desproporción patológica. El sujeto no controla adecuadamente el fuerte impulso sexual y aumenta la tendencia a tener aventuras sexuales, posiblemente por sobre compensación de algún sentimiento de insuficiencia en cualquier otro aspecto de la personalidad. (Fig.5)
  • Si el pie de la g minúscula es de menor longitud, es una señal de retraimiento de la libido por inmadurez e inseguridad (Fig. 6). Tanto este caso como el pie muy corto (Fig.7), de longitud inferior a la altura del óvalo son frecuentes en las escrituras de adolescentes, sobre todo en chicas, expresando la falta de conocimiento y experiencia en el terreno sexual. En las escrituras de adultos se puede reflejar posiblemente una patología.
  • Si la g prácticamente carece de pie revela una pasividad que desde el terreno sexual se extiende a las restantes esferas de la realidad; la experiencia nos indica que en estos casos la inmadurez psicológica es global y tiene su raíz en una ausencia de vinculación afectiva con la figura materna. (Fig. 8)

La anchura de la g minúscula es el componente horizontal y nos habla de la dimensión psíquica de la sexualidad, del nivel erotismo de la persona, con todas sus interpretaciones. Si el pie excede los 2/3 de la anchura de su óvalo, ya se le empieza a considerar inflado.

“El instinto erótico pertenece a la naturaleza original del hombre. Está relacionado con la más alta forma de espíritu”. Carl G. Jung, psicoanalista suizo

20180330_192249 (1)

  • Cuando el pie de la g minúscula está reducido a un simple trazo descendente (Fig.9) el sujeto vive una pobreza en el aspecto sexual, sufriendo temor, angustia, estando bloqueado en la realización sexual.
  • Cuando la anchura de la g minúscula es proporcionada, indica normalidad. (Fig. 10)
  • Si la anchura del pie de la g minúscula sea más estrecho de lo habitual, indicará una mayor angustia ante la vivencia sexual y la correspondiente represión psicológica. A mayor estrechez, mayor es su interpretación psicológica. (Fig. 11)
  • Lo opuesto sería una anchura de pie que iguale o supere al óvalo correspondiente de la g minúscula. Ello indicaría la presencia de fuertes vivencias, de sensaciones, sentimientos y fantasías. (Fig. 12) Cuando el pie es exageradamente ancho, estamos ante una persona que está dominada por sus impulsos y fantasías sexuales, pudiendo llegar a ser patológico. (Fig. 13)
  • Otro caso, particularmente curioso sucede cuando el pie baja y sube por el mismo surco. Se le denomina g de trazo recubierto (Fig. 14). Tendría diversos significados alternativos, uno de ellos es de angustia y represión ante la sexualidad. Es más habitual que el individuo se comporte así por un intento de disimular los sentimientos y los deseos sexuales. Quién escribe así, planifica siempre sus pasos, estableciendo una estrategia amorosa y ocultando su apetencias. Su intención es gustar a quién haya despertado sentimiento, aparentando indiferencia. Este tipo de g es más frecuente en mujeres.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”. Octavio Paz, escritor mexicano.

La base del pie de la g minúscula ha de de considerarse como un rasgo aparte, ya que es una zona de transición entre el trazo descendente y afirmativo y el ascendente y comunicativo. Esta transición se relaciona con la canalización del impulso sexual y su culminación en el orgasmo.20180330_192301 (1)

  • Cuando la base del pie es curva (Fig.15) la persona presenta una adecuada canalización del impulso, que desemboca sin represiones en la vivencia del orgasmo.

“Para las mujeres, el mejor afrodisiaco son las palabras. El punto g está en los oídos, y el que busque más abajo está perdiendo el tiempo”. Isabel Allende, escritora chilena.

  • Cuando el pie es anguloso (Fig. 16) hay determinadas represiones que impiden la completa descarga durante el orgasmo. La persona siente un mayor o menos grado de satisfacción, pero se da cuenta que la vivencia auténtica del orgasmo se le queda como un resto no resuelto. Ocurre en otras ocasiones que el sujeto no es consciente de ello y lo único que nota es una tendencia a repetir el acto sexual o a fantasear sobre temas sexuales.

Convendría subrayar la importancia de las anomalías gráficas que puedan presentarse en la base del pie: la presencia de torsiones o temblores en su trazado (Fig.17 y 18) pueden indicar diversas disfunciones sexuales. Un ejemplo sería el caso de impotencia, frigidez, anorgasmia, fobia al sexo.

El enlace de la g minúscula nos hace comprender el modo en que el escritor se relaciona con los demás y la relación que tiene con su pareja. La g minúscula se liga a la letra siguiente a partir del trazo ascendente del pie.  El óvalo representa el yo, el trazo descendente del pie representa el componente afirmativo de la sexualidad, y el ascendente, la tendencia a la interacción yo-tú en el plano sexual.

Imagen de la película "One day".

Imagen de la película “One day”.

Cuando la g minúscula se enlaza con normalidad a la letra siguiente (Fig. 37) es signo de que el sujeto tiene una buena capacidad de comunicación. Tiene unas relaciones firmes y estables y una correcta sincronización de afectividad y sexualidad que hace que vea en su pareja a una persona, y no a un objeto sexual.

“Se mire como se mire, el sexo es sumamente memorable y satisfactorio cuando las cosas van bien. Y aquellos que manejan con habilidad los aspectos sexuales de una relación cuentan con una baza importante para estimular el amor romántico”. Helen Fisher, investigadora estadounidense.

En el caso de que el sujeto enlazara una y otra letra de manera tortuosa (Fig.38), puede implicar que la relación que establece con la otra persona es interesada. Hay un componente de manipulación, evitando así la espontaneidad. También puede indicar dificultad para relacionarse con los demás, y por tanto, cierta inseguridad.20180330_213802

Puede ocurrir que el trazo ascendente del pie esté correctamente trazado, pero no se enlace con la letra siguiente. Esto es claramente un síntoma de reserva de fondo que impide una completa entrega en la relación de pareja y en particular, la relación sexual. Está sucediendo una falta de sincronización entre afectividad y sexualidad, generando una disociación.

Ante todo lo descrito también se presentan los casos particulares de enlace o falta de él. Nos estamos refiriendo al re-enganche, al enlace regresivo, al enlace inconcluso y al enlace ausente.

El reenganche es una alteración del enlace porque se realiza en dos trazos ya que hay un corte en un punto determinado del recorrido.  Se ve como un desligado que se intenta corregir o disfrazar de trazo ligado. Hay dos tipos de reenganches: uno en forma de aspa (Fig. 40) y otro fino (Fig. 41). Dependen del grado de precisión. El primero es un rasgo bastante más patológico que el segundo, denotando una personalidad más conflictiva, al sujeto le será muy difícil establecer una vida en pareja. Este rasgo puede significar también en algunos casos la existencia de un estado de intoxicación y/o de lesión neurológica que le dificulta tanto la comunicación afectiva como la concreta canalización del impulso sexual. El reenganche fino es un rasgo de astucia. El sujeto es capaz de exhibir una madurez afectiva puramente superestructural, no correspondiendo a su realidad de fondo.

El pie regresivo es otro caso muy particular. (Fig.42). Aquí, al revés que en el pie normal de la g, el trazo sigue un recorrido ascendente de derecha a izquierda, quedando la letra desligada de la siguiente. Este es un fenómeno en la escritura claramente anómalo – su movimiento retrógrado se opone al normal avance de la escritura-, pero relativamente frecuente. Denota básicamente una inmadurez global de la personalidad, y por tanto en el plano sexual.  Puede tener dos interpretaciones. La primera es un claro temor a la sexualidad. Este puede ser inconsciente o tener su origen en alguna experiencia traumática en la infancia. La segunda interpretación podría identificarse en personas con una vida sexual muy activa, pudiendo indicar cierta promiscuidad.

“Sin prohibiciones no hay erotismo”. Georges Bataille, escritor y pensador francés.

En cuanto al pie progresivo es, lógicamente, el movimiento gráfico contrario al anterior: el trazo ascendente, va directamente hacia la derecha, sin girar previamente hacia la izquierda (Fig. 43). Por su característica dinámica, la g minúscula con pie progresivo va casi siempre ligada a la letra siguiente. El significado que suele darse a este tipo de letra es el de sublimación y capacidad de donación. El impulso sexual quedaría sublimado en aras de una causa concreta: entrega al prójimo, a una labor artística o de investigación científica, etc Es normal ver esta g en personas fuertemente entregadas en una labor intelectual (científicos, escritores…) o de una capacidad increíble de sacrificio por los demás. Puede ocurrir también que el sujeto esté frustrado o que la relación de pareja le pavor. La persona tendería a evitar los aspectos concretos que implica la vida en pareja, diluyendo – más que sublimando- su impulso vital en un contexto de mayor amplitud: la familia, la sociedad, la cultura, etc

ep_image_300

Imagen de la película “El paciente inglés”.

20180330_211005

En el enlace inconcluso, el pie de la letra sigue su recorrido normal, pero se detiene en un punto determinado al ascender el trazo; sencillamente, queda inconcluso y por esta razón la letra se desliga de la siguiente (Fig. 44). Es un rasgo de inmadurez y de temor al compromiso afectivo. El sujeto acepta la relación sexual, incluso la busca con una mezcla de curiosidad y expectación, pero no se halla dispuesto a asumir la vinculación afectiva clara  sólida e debiera servir de contexto natural.

“¿Por qué dicen amor cuando quieren decir sexo?” Groucho Marx, actor y humorista estadounidense.

Por último, falta ver el pie enroscado. (Fig. 45) Se trata de un fenómeno gráfico curioso, aunque también bastante frecuente. Da lugar generalmente más en la escritura masculina que femenina.  Ocurre cuando el trazo ascendente se enrosca entorno al eje de pie. La letra puede estar desligada o ligada, siendo esto último lo corriente. No se ha podido confirmar su interpretación, pero diversos autores consideran que es un rasgo propio de la homosexualidad, tanto en el hombre como en la mujer. Otra interpretación que se le ha dado es que puede ocurrir en cualquier tipo de tendencia sexual –homo, hetero, o bisexual-. Esta teoría interpreta que este tipo de g revela una tendencia al recreo en el placer: al sujeto no le bastan los procedimientos corrientes,  Además, es indicio de coquetería.

Espero que os haya gustado este breve acercamiento al conocimiento de la interesante letra g minúscula y todo lo que conlleva su significado. Si queréis poneros en contacto conmigo a fin de consultarme o hacer alguna aclaración estaré encantada de responderos.

Un abrazo fuerte,

Alicia

Anuncios

Sobre mí

En Plaza de Castilla, Madrid.

En Plaza de Castilla, Madrid.


¡Hola a todos!

Me gustaría daros la bienvenida a mi espacio personal donde estaré encantada de hablar sobre todo lo que concierne al maravilloso mundo de la grafología y de paso hablar también de otras disciplinas relacionadas.

Por contaros un poquito de mí, no está de más transmitiros lo que me gustan todo este mundo relacionado con el estudio de la personalidad del ser humano y que mi intención con este blog es meramente vocacional y curiosa.  Soy una profesional licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Marketing, también cuento con un Máster en Marketing Digital. Paralelamente a estos estudios, siempre he estudiado grafología por mi cuenta desde que era una niña hasta que en junio de 2013 me diplomé en Psicografología. Siempre me ha inquietado todo lo relacionado con el estudio de la personalidad del ser humano y considero que la grafología es una herramienta muy útil y ha servido de gran ayuda para descifrar cómo se expresa el subconsciente cuando escribe.

Paralalemente a mi profesión, me gusta realizar estudios grafológicos personalizados. Con este blog que iré cuidando poco a poco, mi intención es transmitiros la vocación y la pasión que tengo por la grafología y de paso daros un poquito a conocer más sobre ella basándome en la documentación de profesionales reconocidos y en la experiencia que he ido adquiriendo a lo largo de todos estos años.

Si tenéis curiosidad sobre este tema y tenéis dudas o temas a debatir de lo que vaya aportando, poneros en contacto conmigo rellenando el siguiente formulario y estaré encantada de conectar con vosotros 🙂

¡Hasta pronto!

Un abrazo,
Alicia

 

 

Dime cómo escribes y te diré cómo eres

¡Hola amigos!

En este apartado he seleccionado algunos tipos de personalidades más comunes  que he nombrado de una forma un tanto coloquial para su mejor comprensión. En definitiva, hablaremos de cómo nos define la forma en que escribimos.

Partimos de que se considera muy difícil generalizar y atribuir una determinada personalidad a un cierto tipo de escritura porque tenemos en cuenta la complejidad humana. No obstante, sí podemos determinar diferentes rasgos en la escritura que encasillan algunos tipos de caracteres muy peculiares, aún sabiendo que un gesto aislado en la grafología no debería de ser significativo.

Veamos pues algunas de las personalidades tipificadas más habituales.

maxresdefault-1

“La gran familia de Disney nos enseña las diferentes personalidades.”

 

0fb2dcbe-d7e3-4e33-b030-c00e4df10b1c

“Gastón, siempre pendiente de sí mismo, olvidándose de las necesidades de Bella.”

Se definen como aquellas personas que pretenden ser siempre el centro de todo, necesitan llamar la atención, buscar notoriedad y afecto de alguna manera sin ningún otro interés particular. Las personas egocéntricas presentan deseos de grandeza y onmipotencia.

Sus letras son grandes y ocupan prácticamente todo el papel siendo el cuerpo central el cuerpo central el que prevalece en el texto de su escritura. Los óvalos son grandes y se pueden ver espirales en las letras y en la rúbrica.

Es fácil identificar los rasgos de las personas egocéntricas, este artículo nos puede ayudar a hallarlas.

Existen muchas situaciones que pueden poner nervioso a alguien: un susto, una mentira, un asalto, un engaño, un temor o ser inseguro de sí mismo. Un estado normal de nervios pone alerta a las personas como, por ejemplo, estar frente a una  entrevista de trabajo. En cambio, hay personas que presentan un estado habitual de nerviosismo no saludable que conlleva una exagerada preocupación en la mayoría de las ocasiones sin motivo.

Son escrituras con tremendas variaciones en cuanto a tamaño, inclinación, dirección en las líneas, presión etc. Se presentan temblores que indican que los nervios del autor le pueden jugar una mala pasada. Las rectificaciones, las tachaduras y las enmiendas son más o menos apreciables también. En el fondo, el nerviosismo deriva de una gran emotividad.

Esta publicación sobre las personas nerviosas me ha parecido muy interesante.

 

C3PO y R2D2. Los droides de Star Wars. La verborrea del lingote de oro y los sonidos electrónicos del pequeño cabezudo son muy expresivos y claramente nerviosos.

 

Wizard-Oz-Glenda_l

“Glinda, el Hada buena  del Mago de Oz da pautas a Dorothy de cómo actuar.”

Las personas equilibradas tienen la cabeza muy bien amueblada, se caracterizan por ser estables y no dejan que ninguna situación de tensión, prisas, les afecte. Mantienen siempre la calma y establecen un equilibrio en todo aquello que les rodea.

 

Los márgenes en la escritura de estas personas tienen las medidas correctas y el texto está perfectamente encuadrado en el espacio del papel. La distancia entre las líneas, las palabras, y las letras serán también las adecuadas reflejando un equilibrio de las proporciones y una perfecta armonía.

La inclinación de las letras tenderá a ser vertical la letra sencilla y bien hecha, sin estridencias. La firma estará acorde con el texto y correctamente situada respecto a este presentando una rúbrica de lo más sencilla.

 

“Mickey no se aguanta la espera.”

Aquellos que siempre andan con prisas, lo reflejan en la escritura cuando se presentar rasgos sin terminar, precisamente por tener prisa también a la hora de escribir y querer acabar las letras con excesiva rapidez.

Serán frecuentes las letras sin terminar tanto en el medio como en el final de las palabras, dando lugar a trazos horizontales. La escritura filiforme sería un rasgo típico de estas personas, aunque no indispensable. Basta si se ven algunas letras inacabadas en es escritura rápida, naturalmente.

 

Se  fijan siempre en todos los  detalles, aunque sean mínimos, cuidan con mimo todo lo que hacen. Sufren si no controlan todos los aspectos de un asunto determinado, por muy insignificantes que sean.

El rasgo fundamental que comparten estos caracteres es que escriben con una letra pequeña y ordenada. Si además existen adornos hablaríamos de personas muy perfeccionistas.

“Mickey siempre cuidando los detalles con Minnie.”

“Dory, el personaje de Buscando a Nemo, incapaz de retener información a corto plazo.”

Son aquellos que olvidan cosas continuamente: la cartera, las llaves, apagar las luces, confunden las calles, los números de teléfono. Son auténticos desastres para las pequeñas cosas, aunque pueda ser por preocuparse por temas que consideran más importantes o por querer hacer muchas cosas a la vez.  Los despistes pueden relacionarse también con caracteres nerviosos, o con cierta ansiedad.

Como es de esperar, en sus letras se reflejarán bastantes despistes, como el hecho de comerse letras o cometer erratas, así como dejar de poner puntos a la “i”, barras de “t”, olvidarse de los acentos etc.

Estas personas son aquellas que viven en su propio mundo, en el que sus pensamientos toman cuerpo y se hacen realidad, al menos para ellos. Buscan estar por encima de las miserias de este mundo. Son personas que defienden ideales concretos y también pueden ser las que son idealistas en abstracto, sin llegar a tener una ideología determinada.

El idealismo viene determinado por el desarrollo de la zona superior de la escritura, en especial las crestas de las letras como la “d”, la “l” o la “f”. La barra de la “t” tiende a ser alta, y a veces, los puntos de las “i” son redondos.

“Cenicienta, soñando despierta.”

Es el prototipo de persona contraria a la anterior, siendo más terrenal y realista. Con los pies en el suelo, pudiendo caer en el materialismo. Las personas prácticas se centran siempre en el resultado, enfocándose en lograr sus objetivos con un refuerzo más o menos inmediato.

Tendrán una presión fuerte, con un claro predominio de la zona inferior de las letras, en especial las jambas o pies de las f”, “g”, “j”, “y” son los rasgos a destacar en las personas prácticas. Además, es característica la simplificación de los trazos y la ordenación general del texto.

En esta publicación podemos ver las 5 características de una persona práctica.

tio-gilito3

“El tío Gilito tiene siempre un objetivo muy claro: $$$”.

No soportan las tensiones y explotan fácilmente, teniendo muy poco autocontrol. Su genio, es por tanto, vivo y su carácter irritable. No tienes por qué ser malas personas, pero sí te pueden sorprender con alguna que otra salida de tono.

Las explosiones, se ven reflejadas en letras rápidas, nerviosas, en las que se observan aumentos bruscos de tamaño en algunas letras como la “a” o la “o”. Además, pueden verse cambios bruscos de dirección tanto en las letras como en la firmas.

Cruella-De-Vil-Explosion-83151

“Cruella de Vil sulfurándose.”

 

Aquellas personas cerebrales, calculadoras, que no actúan sin haberlo meditado antes. Tiene un control absoluto de sus emociones y no se permiten ni un desvío ni ser dominados por las pasiones ni los sentimientos. A veces, ocurre en personas con una emotividad profunda, que por el miedo a que sus sentimientos sean heridos actúan de esta manera.

Los rasgos más habituales son los controlados y angulosos. En ocasiones, los finales se controlan, y la presión es más bien fuerte. La inclinación es vertical o con tendencia hacia la izquierda, realizada a trazos pausados con cierta meticulosidad en todo momento.

lion_king_1994_038

“Scar, no da puntada sin hilo.”

 

Aquellas personas con sensibilidad perciben con gran facilidad su entorno, lo captan mucho más. Son altamente emotivos y lo transmiten a los demás fácilmente estableciendo relaciones altamente enriquecedoras.

La sensibilidad se observa n los cambios de la escritura, tanto en lo que se refiere a tamaño como a la inclinación, presión, velocidad, forma etc. También son frecuentes los pequeños temblores.

“Alicia se sensibiliza con las flores.”

 

Malefica-Cuervo-86384

“Maléfica planeando la próxima maldición para vengarse.”

Aquellos que perdonan, pero no olvidan. Retienen lo que les ha afectado con resentimiento y quizás por un cierto amor propio y un espíritu de revancha al no sentirse bien tratados por la sociedad.

Pueden ser muchas las causas que hacen que una persona sea rencorosa, pero los efectos en un escrito se ven fundamentalmente en los ángulos, preferentemente en la zona inferior. Predominan los “dientes de jabalí” o los “rasgos del escorpión”. Es decir, la puntas hacia abajo por ejemplo. Aunque unas sean mas largas que otras.

“Cuando hay rencor en nuestro corazón nos quedamos atrapados en el pasado, luchando, victimizándonos y pensando que los demás son los culpables de todo. Esto aún nos hace sentir más dolor y más quebraderos de cabeza.” Esta publicación define muy bien el término, sus causas, consecuencias y posibles maneras de solucionar este sentimiento tan negativo y perjudicial para nosotros.

Siempre están dispuestos a ayudarte sin esperar nada a cambio y con gusto de hacerlo. No hacen mal a nadie, al contrario, prefieren ser ellos los perjudicados antes que molestar a alguien. Pueden llegar a soportar mucho reaccionando de buenas maneras y con estoicismo. A veces, este comportamiento se debe a la presencia de sentimientos de inferioridad o debilidades de carácter.

La escritura de los buenazos es, por supuesto curva y más bien grande, así como espontánea, legible e inclinada a la derecha. La firma concuerda con el texto y la rúbrica puede pasar por encima de firma siendo más bien curva y sin complicaciones.

En esta publicación podemos ver que cuando los demás nos causan emociones negativas como el enojo, el odio, la frustración, el dolor etc, muchas veces somos nosotros los que nos estamos haciendo daño.

anigif_enhanced-31555-1414502875-4

“Aladín sueña despierto y Abu no consigue molestarle.”

 

54834119ac634_-_rbk-romantic-movies-lady-and-the-tramp-mscn

“La dama y el vagabundo se muestran tímidos a expresar sus sentimientos.”

Aquellas personas que se ruborizan fácilmente, que no se atreven a pedir un vaso de agua, no son capaces de hacer frente a determinadas situaciones, ni mucho menos pedir un aumento de sueldo a declararse a la persona que les guste. Entre ellos, están los tímidos supercompensados, tal y como expresa José Javier Simón, que aunque lo son, pueden aparentar todo lo contrario y parecer que son las personas más lanzadas.

Según la publicación de psiqueviva, nos encontramos con más frecuencia con tres tipos:

  • La timidez asociada a sentimientos de culpa
  • La timidez relacionada con el sentimiento de culpa
  • La timidez de aquellos que se sientes inferiores

La escritura de los tímidos pequeña y la mayoría de las veces inclinada a la izquierda. Los óvalos son cerrados y los trazos son filiformes muchas veces por el afán de querer pasar desapercibidos. La firma suele ser filiforme o menos legible de lo normal con una rúbrica protectora.

Nos encontramos con una una variedad de personalidades inmensa pero espero que os hayas gustado esta breve introducción a los tipos de personalidad que podemos ver en la grafología.

Cualquier consulta no dudéis en comentarme o poneros en contacto conmigo.

Un abrazo fuerte,
Alicia

 

 

Los 8 rasgos que analiza Michon

El primer movimiento grafológico lo instaura Jean-Hippolyte Michon que proclama la Escuela Mímica.  Basa su criterio en la observación de 8 modos gráficos: tamaño, presión, inclinación, cohesión, forma, velocidad, dirección y orden El estudio de cada uno de ellos es fundamental para lidiar con otros aspectos relacionados con el estudio de la personalidad a través de la escritura. Es importante matizar que un gesto aislado en la grafología no es significativo, es necesario estudiar la escritura en su conjunto para descartar y a la vez clasificar la personalidad. La sabiduría en la grafología implica una visión global de la misma.

Imagen obtenida de elpapelloaguanta.blogspot.com.es

Imagen obtenida de elpapelloaguanta.blogspot.com.es

Presento pues a grandes rasgos los 8 modos gráficos que analiza Michon:

Tamaño:

Es el reflejo de cómo se percibe uno de sí mismo con respecto al mundo. La escritura de tamaño grande se ve en personas con orgullo de casta, desenvueltas, generosas, tienen la necesidad de llamar la atención y cuentan con una visión globalizada del medio en el que viven. La pequeña en cambio hablará de personas más analíticas, siendo también más detallistas y minuciosas, cayendo a veces en obsesiones y con pequeňo concepto de sí mismas frente al mundo.

Dentro del tamaño se observan otros aspectos importantes. La letra sobrealzada nos habla de personas idealistas, orgullosas, soberbias, distantes, con sentimiento de superioridad mientras que la rebajada describirá una persona tímida, con inhibiciones, que prefiere acatar órdenes y con un sentimiento de inferioridad. La escritura extendida nos muestra expansión, generosidad y aplomo.

La Presión:

Este rasgo es de los más importantes a tener en cuenta en el análisis. Se trata de la fuerza motriz que ejerce el individuo desde el útil al soporte. Existen muchas maneras de presionar al escribir. La manera más fácil de detectarla es con el tacto en el papel, o aplicando la luz rasante sobre la parte posterior de lo escrito para ver los relieves. También se puede utilizar un negatoscopio o a falta de él basta con poner el papel en una ventana y ver si pasa mucha luz a través de la escritura o no.

La presión muestra la vitalidad y la energía de  la que dota la persona. No solamente referida al nivel intelectual si no también al grado de autoconfianza y a las aptitudes laborales. Cada uno de nosotros tenemos un tipo de presión, no siendo igual nuestros trazos ascendentes o descendentes, verticales u horizontales. Una presión fina nos habla de delicadeza y vulnerabilidad de carácter mientras que una presión firme denotará un carácter extrovertido, enérgico y con ganas de comerse el mundo.

El tipo de papel y el útil que se usan condicionan la su manera.

La Inclinación:

La inclinación es el termómetro de los sentimientos. Nos ofrece numerosas posibilidades de análisis desde el punto de vista grafológico y nos puede proporcionar mucha información sobre la manera de ser y el comportamiento del autor. Mide en definitiva la emotividad, el grado de afectividad de la persona hacia los otros, cómo se entrega a los demás. Podemos identificarla como el eje hacia el que va la letra en el sentido vertical. Hay tres tipos de inclinación:

  • Inclinación hacia la izquierda: tendencia más racional, carácter receloso, recogimiento de su propio ego e introvertido. Retraimiento y conservadurismo.
  • Inclinación hacia la derecha: es por lo contrario extrovertido, afectuoso, entregado, pasional.
  • Inclinación neutra: hay cierto equilibrio entre lo racional y lo pasional, destacando un fuerte autocontrol. Estas personas acaban tendiendo más hacia lo racional puesto que la emotividad va en contra del control.
  • Inclinación oscilante: implica tener los sentimientos a flor de piel y buena asimilación auditiva del entorno. La inclinación con tendencia a la derecha puede significar pasiones reprimidas.

(Es curioso, los hombres tienden a tener una inclinación hacia la derecha y las mujeres hacia la izquierda.)

La Cohesión:

La Cohesión refleja cómo se entrelaza la letra y va dando cuenta del número de veces que levantamos el útil. Indica el grado de sociabilidad y de constancia, la lógica y el razonamiento de la persona.

  • Cohesión separadas y desligada entre letras: tratamos con alguien más racional, independiente, pero que muestra miedos.
  • Cohesión agrupada cuando algunas de las letras son ligadas y otras no: personas más selectivas, equilibrio entre lógica e intuición.
  • Cohesión ligada implica a personalidades con más inquietud, más sociables, más deductivo, más lógico, necesidad de sociabilización, de vinculación. El trazo se le llama coligamiento.

La cohesión una vez que somos adultos apenas cambia. La presión y la inclinación sí que pueden variar según el estado de ánimo, edad, seguridad, etc.

Hay que ser capaces de ver las “falsas uniones” (cuando se interrumpe el escrito y se retoma) o el adosamiento de las letras porque éstas se definirían mas como cohesión separada.

La Forma:

Cuando hablamos de la forma  nos referimos a curvas o ángulos. La curva es más veloz que lo angular. La curva es más expansiva, nos habla de una psicomotricidad más entrenada, suavidad en el carácter, flexibilidad, cordialidad, deseo de agradar al otro, hay expresión emocional, implica creatividad y sensibilidad.  El ángulo en cambio tiene más inhibición, se presenta un carácter fuerte, más agresivo, con más temperamento, dureza, genio, virilidad.

La forma de la letra también depende de donde hayas estudiado. Cuanto más escribas más posibilidad de personalización y evolución sobre la misma. A mayor distanciamiento de la caligrafía que aprendes de pequeño, mayor rebeldía, mayor necesidad de diferenciación en contra de lo establecido.

La velocidad gráfica:

Con la velocidad medimos la cadencia y el ritmo de la escritura, viendo si es más o menos rápido observando el la velocidad del trazado, viendo el espacio que van ocupando las letras y la forma que éstas adoptan. Los cambios en la velocidad son meramente emocionales y son por tanto importantes de identificar. Se puede identificar la capacidad de actuación de la persona. Viendo este rasgo es particularmente importante detectar en qué circunstancias se ha hecho el escrito: ruido, número de personas alrededor, estado de ánimo, temperatura etc.

La dirección de las líneas:

Es un rasgo que no puede medirse cuando la primera línea del escrito está torcida porque ya determina que el resto también lo esté. Determina el estado de ánimo. La ascendencia implica alegría, entusiasmo, optimismo, impulsividad mientras que la descendencia denota cansancio físico, tristeza y desánimo. La dirección horizontal es por tanto el autocontrol y equilibrio emocional.

La dirección también la podemos aplicar a las palabras. Hay ciertos escritos donde el final de las palabras puede aparecer una inclinación hacia arriba o hacia abajo. A esto lo llamamos el imbricado. Cuando la inclinación es ascendente la persona oculta ira, agresividad, indicios de una actividad que se está ocultando. Cuando la inclinación es descendente oculta cansancio o inestabilidad.

El Orden:

Hace referencia a la organización del escrito y la impresión de conjunto con respecto a los márgenes y la ocupación del espacio en blanco. También refiere a la legibilidad de la escritura. Una buena impresión indica claridad mental. El orden implica consciencia, implica control del escribiente. En un folio en blanco la persona crea, desarrolla su creatividad, puede ser más protocolario o de lo contrario más auténtico.

  • El margen a la izquierda, si es pequeño no hablará de introversión, retraimiento, gusto por el pasado, nostalgia. Si es grande estamos hablando de desplazamiento hacia los demás, hacia el futuro, sociabilidad.
  • El margen derecho pequeño es un acercamiento a los otros pero si grande muestra distanciamiento y poca querencia a los cambios y lo que está por venir.
  • El margen superior nos marca la distancia con la persona a la que nos dirigimos, siendo grande cuando hay extraversión y pequeño cuando hay distancia. El margen inferior nos habla de gusto estético, del aprovechamiento del tiempo y del trabajo. A mayor margen, mayor pérdida de tiempo, predominando lo estético frente a lo práctico también.

Espero que esta pequeña introducción a los principales factores que se analizan en la grafología os haya ayudado a comprender mejor su análisis.

Un abrazo,

Alicia

La organización general del escrito

En primer lugar, para entender la grafología es muy importante conocer cómo está organizado el escrito puesto que nos dará a conocer el estado de la estructura general de la personalidad del escribiente. El padre del psicoloanálisis Freud, fue el primero que comenzó a hablar de lo que el espacio simbolizaba y la organización general del escrito.Max Pulver. Fuente Wikipedia.

Una de las teorías más importantes fue la del médico y psicólogo Max Pulver que en 1889 también hablaba de “El simbolismo del espacio” . Para él la hoja en blanco simboliza el espacio donde el individuo se mueve, se expresa con su espontaneidad y libertad innatas. Citaba lo siguiente:

…”Escribir conscientemente, es lo mismo que dibujar inconscientemente el dibujo de sí mismo…el que escribe confecciona su autorretrato”…

Cuando analizamos cómo se organiza el escrito, por un lado observamos el orden interno que implica el papel en blanco y el texto. El papel en blanco representa el entorno en el que se mueve el escribiente, su “mundo vital“. E papel en el que escribimos es el ambiente, el entorno donde se mueve la persona en cuestión. Se representarán así, todas nuestras ambiciones, sueños, miserias, decepciones, lo realistas o lo idealistas que somos.
El texto escrito implica a las letras, palabras, frases y párrafos escritos. El modo en que transcurren sobre el papel simbolizarán a la persona en sí, cómo conecta y se enfrenta a la vida.

La conexión entre el papel y el texto conllevará una orden interno que estará directamente relacionado con el equilibrio de la persona, la estabilidad y la constancia, cómo tiene estructurada la cabeza y con la capacidad de realizar las actividades con mayor o menos perfección. Podríamos hablar a grandes rasgos de una cabeza bien amueblada cuando nos encontramos con una escritura ordenada: buena ejecución de las palabras distribuidas equitativamente sobre el papel. Cuando nos encontramos con una escritura desordenada hablamos de personas que presentan confusión de ideas, que son más irreflexivas en los que predominan componentes más sentimentales.

Por otro lado, dentro la organización del escrito es fundamental estudiar las 5 zonas a analizar.

  • La zona superior representa la mente, todo el intelecto del escribiente como su imaginación, su inteligencia, su éxito, y la idea de Dios para las personas creyentes.
  • La zona inferior habla del interés instintivo, el materialismo, la capacidad de recreo con las cosas sensoriales, del autocontrol, de la disciplina y también del fracaso.
  • La zona izquierda representa el pasado, lo conocido y ya vivido por el individuo, la capacidad de memoria y tendencia a recordar, el arraigo familiar especialmente con la madre.
  • La zona derecha es el futuro, el espíritu emprendedor, la iniciativa. De las nuevas situaciones y de lo que se presenta desconocido.
  • La zona central constituye a la persona, es el autocontrol de la misma y cómo se desenvuelve con el medio como he mencionado anteriormente.

La grafología es compleja…Iremos viendo poco a poco más cosas aunque espero que con esta introducción os haya podido dar una idea de cómo se analiza un escrito. Cualquier duda ¡contactadme!

Un abrazo,

Alicia